Patología & Diagnóstico

Infecciones urinarias en cerdas: Escenario actual e importancia de los uro-análisis en el control efectivo de estas infecciones

PDF

Para leer más contenidos de porciNews Latam septiembre 2023

Daiane Güllich Donin

Daiane Güllich Donin

Geraldo Camilo Alberton

Geraldo Camilo Alberton
Bienestar Animal

Las cerdas se ven afectadas con frecuencia por infecciones del tracto urinario (IU). Estas infecciones son ascendentes y están causadas por bacterias de la microbiota fecal, y en el 90% de los casos, las cepas uropatógenas de Escherichia coli, solas o junto con otras bacterias, son la causa de la infección. 

El órgano más afectado es la vejiga, y la cistitis puede progresar a pielonefritis, provocando fallos reproductivos y la muerte de las cerdas. 

La prevalencia de IU en cerdas en los años 90 era del 29% (Alberton et al., 1998). Desde entonces, se han producido muchos cambios en el manejo y en las instalaciones, lo que ha reducido los factores de riesgo

Así, las evaluaciones de campo realizadas entre 2020 y 2023 han demostrado que la prevalencia media de IU en granjas tecnificadas es del 5% (Bach et al., 2021). Entre los factores que han contribuido a esta reducción destacan:

  •  el uso de la inseminación artificial
  • las jaulas de gestación con suelo enrejillado
  •  los bebederos más eficientes y 
  • la mejor calidad del agua de bebida

Aunque el escenario actual con respecto a las IU es mucho mejor que en el pasado, se siguen adoptando las prácticas de control que se aplicaban en situaciones de alta prevalencia de estas infecciones; destacando el uso de antibioterapia en el alimento.

Tigsa

Esta práctica tuvo su valor en el pasado, pero ya no se justifica su uso hoy en día, ya que hace un uso innecesario de una gran cantidad de antibióticos en la granja, para todas las cerdas de la piara, cuando sólo un pequeño número de cerdas necesitan ser medicadas. 

Por ello, el objetivo de este artículo es presentar recomendaciones sobre cómo realizar análisis de orina con tiras reactivas y medicación individual en función del diagnóstico; y mencionar algunas ventajas que tienen estos procedimientos frente a la terapia masiva.

Análisis de orina con tiras reactivas: una herramienta poderosa

Las infecciones urinarias suelen pasar desapercibidas, ya que los signos clínicos no son muy evidentes. Además, otros signos clínicos pueden interpretarse erróneamente como IU, como el «polvo de tiza» impregnado en el suelo de la parte trasera del corral. 

Este material blanco está formado por cristales y sólo indica que la cerda tiene exceso de cristales en la orina, pero no indica la presencia de IU. 

Otra situación que también se confunde con una IU es un aumento repentino de abortos o retornos al celo

Por lo tanto, el análisis de orina tiene un papel clave a la hora de mostrar la prevalencia real de IU, como forma de monitoreo y; para el diagnóstico rutinario, permitiendo un tratamiento individualizado.

El análisis de orina con tiras reactivas es un método de diagnóstico indirecto, ya que no se detectan bacterias, sino un metabolito producido por ellas. El nitrato está presente en la orina de los animales y es convertido en nitrito por las bacterias que causan la IU. 

Entonces, cuando una cerda tiene IU, la banda de nitrito de la tira reactiva cambia de color (de blanco a rosa), lo que indica que hay al menos 105 UFC/ml de orina (Figura 1). 

infecciones

El diagnóstico de IU mediante la detección de la presencia de nitrito tiene una especificidad del 100% y una sensibilidad superior al 85% (Mazutti et al., 2013).

En otras palabras, la prueba de la tira reactiva, con el parámetro del nitrito, no genera falsos positivos, pero tiene una pequeña posibilidad de generar falsos negativos, dependiendo principalmente de la hora de recogida de la orina, ya que la cerda tiene que permanecer sin orinar durante, al menos, cuatro horas. Hablaremos más sobre esto a continuación.

 

Tamaño de la muestra

Si el objetivo de la recogida es conocer la prevalencia de IU en la granja, se recomienda recoger el 10% de las cerdas, siendo suficiente un máximo de 100 muestras

En granjas con menos de 500 cerdas, el número mínimo puede fijarse en 50 muestras. 

Sin embargo, una vez conocida la prevalencia y medicadas las cerdas enfermas, es necesario repetir los análisis de orina para que haya un muestreo amplio de la piara.

En este caso, hay que definir:

Deben tomarse muestras de todas las cerdas que cumplan los criterios de recogida definidos. Se recomienda marcar en la ficha de la cerda qué cerdas dieron positivo en IU y qué medicación se utilizó, lo que permitirá una mayor vigilancia con este grupo, ya que las IU suelen ser recurrentes.

 La frecuencia de los análisis debe definirse en función de la prevalencia encontrada. En los casos de prevalencia igual o superior al 15%, la frecuencia debe ser semanal hasta muestrear todo el rebaño. Si la prevalencia fue entre 5 y 15%, la frecuencia de colecta puede ser mensual. Para prevalencias inferiores al 5%, la frecuencia puede ser bimensual.

 

Cuidado en la organización de la recogida de orina 

Este es un paso que influye mucho en la sensibilidad del análisis de orina, ya que se debe recoger la primera orina de la mañana

Para ello, la recogida debe realizarse justo después de que las cerdas se levanten y se pongan en actividad, antes del amanecer.

Lo ideal es realizar una visita el día anterior para organizar los detalles del muestreo. Durante la noche, las instalaciones deben tener las luces apagadas. Fuentes de ruido como perros guardianes, tractores y coches pueden despertar a las cerdas antes de que el equipo de recogida esté en posición, por lo que deben evitarse. 

Otro punto importante es comprobar la ubicación de las instalaciones y de los interruptores de la luz. El tamaño del equipo influye en el número de muestras de orina que se recogerán. En las granjas medianas y grandes, lo ideal es que al menos 10 personas ayuden en la recolección.

 

Cuidado el día de la toma de muestras

El personal debe llegar en silencio y los coches deben aparcarse lejos de las instalaciones para que el ruido no despierte a las cerdas. Las botellas de recolección deben estar fuera de su embalaje. 

Cada empleado debe recibir sus botellas en una bolsa de plástico, para que sea más fácil moverse por las instalaciones.

Aún con las luces apagadas, el equipo debe distribuirse a lo largo de las líneas de cerdas gestantes o en los corrales si la gestación es grupal (hablaremos de esta recolección más adelante). Una vez que el equipo esté en posición, se encenderán las luces y se animará a las cerdas a levantarse. 

En un plazo de 10 a 30 minutos, más del 70% de las cerdas orinarán, independientemente de si tienen o no IU. Tras el inicio de la micción, deben desecharse los primeros chorros y recogerse al menos 50 ml de orina (Figura 2).

Figura 2: Recogida de orina de cerdas alojadas en jaulas individuales, poco después de que las cerdas se despierten, primera micción del día. 

Después de la recolección, la botella debe ser tapada y colocada detrás de la cerda, en una posición que permita la identificación de la cerda que ha orinado. Transcurridos 30 minutos se puede dar por finalizada la recogida o, si es necesario recoger cerdas de una determinada línea, se debe exponer a estas hembras un macho adulto que provoque la micción de las que aún no han orinado. 

En el caso de recogida en gestaciones grupales, la relación entre el número de personas y el número de muestras es mayor, siendo necesaria al menos una persona por corral. En el caso de puestos grandes, este número debe aumentarse. 

Otra limitación de la recogida en corral es la dificultad de identificar la muestra para la posterior medicación de la cerda enferma. 

Mientras que en la jaula basta con colocar la muestra detrás de la cerda, en el corral es necesario marcar a la cerda y colocar el frasco fuera del corral en una secuencia que pueda correlacionarse con la marca de la cerda. 

No hay tiempo para anotar el número de la cerda en la botella durante la recogida, ya que las cerdas orinan en un periodo de tiempo muy corto.

 

Cuidados en el momento del análisis de orina

Tras la recolección, el análisis de orina puede realizarse inmediatamente, sin necesidad de retirar los recipientes del lugar, lo que permite identificar a la cerda enferma al final del muestreo. 

Existen muchas marcas de tiras reactivas en el mercado, algunas de las cuales generan más resultados falsos negativos. Recomendamos la lectura del artículo de Mazzuti et al., (2013) para más detalles. 

1 – Se debe abrir el recipiente con la orina y sumergir rápidamente la tira reactiva, cuidando que la banda de nitrito quede totalmente sumergida.

2- Después de 2 segundos en contacto con la orina, se debe retirar la tira. 

La reacción del nitrito ocurrirá inmediatamente y no habrá más cambios.

Las cerdas positivas a nitrito deben marcarse inmediatamente y las muestras positivas pueden enviarse al laboratorio para microbiología y antibiograma. Este paso se recomienda al menos en el primer control.

 

Elección del antimicrobiano

Las cerdas positivas a nitritos deben ser tratadas inmediatamente con un antimicrobiano inyectable.  La marbofloxacina es el antimicrobiano de elección, ya que combina la comodidad de una dosis única con una excelente eficacia para resolver el problema en 48 horas (Bach et al., 2021). Sin embargo, si este fármaco lleva mucho tiempo utilizándose en la granja, es mejor esperar a la elección del antimicrobiano en función del resultado del antibiograma.

 

El retiro de la terapia antibiótica grupal, una medida que genera ahorro y eficiencia

Una vez conocida la prevalencia real de IU en la granja, el siguiente gran paso en línea con el concepto «One Health» es la suspensión de la terapia antibiótica de grupo para el control de la IU. 

Además de ahorrar dinero, hay una ganancia mucho mayor que es la preservación de la microbiota de las cerdas, con la consiguiente transmisión de esta microbiota a los lechones.

Sin embargo, como los equipos de las granjas ya están acostumbrados a recibir el pienso medicado para las cerdas de vez en cuando, muchos consideran esta práctica como esencial y que la suspensión de esta medicación masiva generará impactos muy negativos sobre la salud y el rendimiento reproductivo. 

Es frecuente oír a los colaboradores hablar del aumento de las muertes de cerdas y de los retornos al celo tras la suspensión de los pulsos antimicrobianos. 

Por lo tanto, es importante que todos se involucren en el proceso y participen en las actividades de monitoreo con tiras reactivas, para conocer la realidad de la granja y demostrar que no existe una relación causal entre la IU y los problemas reportados por ellos.

Como las cerdas están naturalmente más predispuestas a las IU, es necesario estar muy atentos a los factores de riesgo de estas infecciones, haciendo hincapié en puntos como:

– la ingesta de agua, 

– la limpieza de las instalaciones y 

– la integridad del aparato locomotor.

 

Consideraciones finales

El uso responsable de antimicrobianos en la producción porcina es una demanda mundial que debe ser atendida por los productores.

El primer gran paso en esta dirección es la sustitución de las terapias masivas para el control de la IU por el monitoreo y el tratamiento individual, una práctica que combina economía, ética y mejor salud para las cerdas y sus camadas.

 

Bibliografía

Tigsa
Bioplagen Sanivir
agriNews FM
Pigtionary

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD PORCINA

Acceso a los artículos en PDF
Mantente al día con nuestros boletines
Reciba gratuitamente la revista en versión digital

DESCUBRA
AgriFM - Los podcast del sector ganadero en español
agriCalendar - El calendario de eventos del mundo agroganaderoagriCalendar
agrinewsCampus - Cursos de formación para el sector de la ganadería