Nutrición y Alimentación

Los beneficios de los granos de cereales alternativos en raciones porcinas

PDF

Para leer más contenidos de porcilatam junio 2022

En las Américas, el maíz es el ingrediente de cereales más utilizado en las dietas porcinas, en gran parte debido a su abundancia y proximidad a los productores porcinos y el alto contenido de energía del ingrediente.

Sin embargo, los cambios recientes en la economía mundial y las condiciones climáticas durante la temporada de crecimiento, están llevando a los agricultores a considerar otros cultivos para cultivar e incluirlos en las raciones de alimento.

Los granos pequeños, llamados así debido a su tamaño de semilla, son un cultivo menos popular en los Estados Unidos, pero se usan comúnmente en Europa y Canadá, donde el clima del norte es beneficioso para el crecimiento de los cultivos de invierno.

Además de producir granos, estos cultivos también producen una gran cantidad de paja después de la cosecha, que se puede utilizar para la cama.

En climas más tropicales, los granos como el sorgo y la avena pueden considerarse para el crecimiento y la alimentación de los cerdos.

El trigo, cebada, centeno, triticale, sorgo y avena son granos de cereales que tienen una larga lista de beneficios tanto para el agricultor como para el cerdo.

bioplagen porciLATAM 2022

Para el agricultor integrado, agregar estos cultivos a una rotación de maíz y soya diversificaría su perfil económico y las opciones de alimentación.

El trigo es un cereal de invierno que puede reemplazar completamente al maíz como el único grano en las dietas porcinas.

Atractivo para producir debido a su uso como cultivo de cobertura, alimentar con trigo a los cerdos puede reducir la necesidad de fuentes adicionales de lisina y fósforo, ya que es muy alto en ambos nutrientes.

El trigo también tiene un mayor contenido de fibra y concentración de proteína cruda que el maíz.

La compra de trigo puede no ser ideal para los productores porcinos que tienen que pagar los costos logísticos, pero el trigo puede ser ideal para los agricultores integrados que buscan diversificar su rotación de cultivos y alimentarse en o cerca de la granja.

El centeno es un cereal de invierno que es popular en Europa, pero menos favorecido en las Américas. Se han desarrollado nuevas variedades de centeno, como el centeno híbrido, para tener un mayor rendimiento y menos susceptibilidad al cornezuelo de centeno en comparación con las variedades más antiguas de centeno.

Como el centeno requiere menos insumos como agua y fertilizantes durante su cultivo, en comparación con el maíz y otros cereales, el centeno es una opción sostenible para los agricultores interesados en diversificar sus rotaciones.

El centeno tiene una concentración de energía ligeramente menor en comparación con el maíz, pero tiene mayores cantidades de proteínas y niveles similares de aminoácidos digeribles.

El centeno puede ser ofrecido en todas las etapas de la vida de los cerdos y puede ser el único ingrediente de grano en las dietas de crecimiento y acabado.

Debido a su alto contenido en fibra soluble, se recomienda hasta un 50% de reemplazo del maíz en dietas iniciales.

El triticale, un cultivo que es genéticamente un cruce entre el centeno y el trigo, ofrece beneficios similares a ambos cultivos y, por lo tanto, sería una alternativa adecuada al maíz al igual que el trigo y centeno.

También se puede usar como cultivo de cobertura, para forraje, o se puede cosechar para paja, además de usarse como fuente de granos para dietas porcinas.

En cuanto a su perfil de nutrientes, el triticale es una opción interesante para la alimentación porcina debido a su alto contenido de lisina.

Además, su contenido en fibra es comparable al maíz y tiene mayor biodisponibilidad de fósforo.

La cebada se puede plantar en otoño o primavera y crecer mejor en suelos fértiles bien drenados. Mientras que la cebada tiene un contenido de energía metabolizable más bajo que el centeno o el maíz, la cebada tiene un perfil de nutrientes relativamente similar al maíz.

Debido al mayor contenido de fibra en comparación con el maíz y otros granos pequeños, la cebada es ideal para alimentar a los cerdos en crecimiento y acabado, donde la ingesta de alimento no es una preocupación, y también se puede usar en dietas durante la gestación como la fuente primaria de grano.

Un cereal de invierno como el centeno, trigo, cebada o el triticale también beneficiaría la salud del suelo, actuando como un cultivo de cobertura para reducir la lixiviación de nutrientes y la erosión.

En regiones con pocos cambios climáticos más cercanos al ecuador en América Central, los cultivos como el sorgo y la avena pueden ser más beneficiosos para cultivar y alimentar a los cerdos.

El sorgo es un grano de cereal sostenible que crece bien en climas cálidos y es muy adecuado para raciones porcinas. La mayoría de las variedades de sorgo son tolerantes al calor, resistentes a la sequía y eficientes en nitrógeno, lo que lo convierte en un cultivo útil en regiones áridas y semiáridas.

Nutricionalmente, el sorgo es muy comparable al maíz, con un contenido energético ligeramente reducido pero más proteína cruda y niveles similares de calcio y fósforo.

Se han realizado muchos estudios que evalúan el reemplazo del maíz por sorgo en las dietas porcinas, y la conclusión general es que el sorgo puede usarse como la principal fuente de grano en las dietas para cerdos de cría y acabado, así como en las dietas de gestación y lactancia.

La avena se usa comúnmente en raciones de cerdo, más comúnmente en dietas iniciales para mejorar la salud intestinal.

Sin embargo, cuando la avena se descascarilla, también puede ser una alternativa adecuada al maíz en las dietas de gestación.

En comparación con el maíz, la avena tiene un valor energético reducido pero un mayor contenido de proteínas y una mayor cantidad de fibra.

Único entre los granos de cereales mencionados aquí, la avena tiene un contenido de grasa mucho más alto y es rica en vitaminas.

Al tener un contenido de energía ligeramente más bajo que el maíz, los granos mencionados anteriormente se pueden agregar fácilmente a las dietas para cerdos de crecimiento, terminación y cerdas en gestación y pueden agregarse a las dietas iniciales a bajas tasas de inclusión.

El aumento de fibra sería beneficioso para la salud intestinal del cerdo en todas las etapas de la vida.

Con el aumento de la fibra soluble en estos granos en comparación con el maíz, la fermentación intestinal posterior aumenta, lo que resulta en una mejor salud intestinal y saciedad para el cerdo.

Las alternativas al maíz en las dietas porcinas son posibles y podrían reducir los costos de alimentación para los productores porcinos dependiendo de la disponibilidad de cultivos en la región.

Hay muchas alternativas a la alimentación con maíz, incluidos los cereales de invierno como el trigo, la cebada, la avena, el centeno o el triticale, y los granos como el sorgo y la avena en climas cálidos con baja variabilidad en el clima.

Cuando los granos de cereales con mayor contenido de fibra y menor concentración de energía se incluyen en la dieta, el nutricionista debe ser consciente de que la dieta debe ser equilibrada para satisfacer las necesidades de la etapa de la vida del cerdo al que se le está alimentando.

El grano ideal para cada situación depende de las condiciones de crecimiento en la región, así como de la disponibilidad para transportar ese grano a la granja porcina, pero todas estas opciones de granos de cereales son alternativas viables al maíz en una economía altamente volátil en la que los precios del mercado fluctúan rápidamente.

bioplagen porciLATAM 2022
Vetanco Latam
agriNews FM
MXO gif
MÁS SOBRE Nutrición y Alimentación

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD PORCINA

Acceso a los artículos en PDF
Mantente al día con nuestros boletines
Reciba gratuitamente la revista en versión digital

DESCUBRA
AgriFM - Los podcast del sector ganadero en español
agriCalendar - El calendario de eventos del mundo agroganaderoagriCalendar
agrinewsCampus - Cursos de formación para el sector de la ganadería